Hay que ser atrevidos en la prudencia

Vie, 01/06/2012 – 11:03
Ignacio Hidalgo, abogado laboralista dela firma MLA Associates y profesor del CEF

Dentro de los actos conmemorativos del 35 aniversario del CEF.-, el pasado 29 de mayo se celebró en el teatro Amaya de Madrid la ponencia “Nuevas líneas de actuación tras la reforma laboral", a cargo del prestigioso abogado laboralista de la firma MLA Associates y profesor del CEF  Ignacio Hidalgo. Dada la calidad del ponente y la rabiosa actualidad del tema tratado, la ponencia, que había despertado una gran expectativa ya desde el momento de su convocatoria, congregó a numerosas personas que abarrotaron el patio de butacas del teatro. Durante hora y media, Ignacio Hidalgo desentrañó las interioridades de una reforma laboral que no ha dejado indiferente a nadie, y lo hizo, como él mismo se encargó de señalar, sin posicionarse políticamente y “desde una visión positiva”.

El evento contó, además, con la presentación del presidente del CEF, Roque de las Heras, quien aprovechó el 35 aniversario del Centro para hacer un breve repaso a través de los muchos logros obtenidos durante estos siete lustros. También intervino  María del Puy Abril, jefe de estudios del área laboral del CEF, quien realizó la presentación del ponente. En su intervención, María del Puy Abril recalcó que la actual no se trata de una reforma más de las cincuenta y cuatro que desde 1980 se han introducido en nuestra legislación laboral, sino que, por su calado, supone un punto de inflexión ya que “altera los fundamentos del Derecho del Trabajo”. Una reforma, dijo, que ahonda en la búsqueda del equilibrio entre la seguridad del trabajador y la flexibilidad del empleador, esa famosa “flexi-seguridad” en la que se insiste desde la Unión Europea. También destacó el valor que a la formación, reconocido, por primera vez, por el nuevo marco regulador.

Ignacio Hidalgo comenzó su intervención haciendo un repaso por la situación de los empresarios antes de la reforma, una situación, recordó, marcada por la incertidumbre  y en la que éstos en muchas ocasiones “no se atrevían a tomar decisiones”. A continuación entró a desglosar las principales novedades de la reforma, agrupadas en tres grandes apartados: Contratación, Negociación y Despidos. “Esta reforma laboral genera empleabilidad”, dijo respecto al primer apartado, ya que “al empresario le cuesta menos contratar”. Respecto al epígrafe dedicado a la negociación, es decir, mientras dura la relación laboral, destacó que el nuevo marco establece que “todo puede cambiar”. Se refería el ponente a la posibilidad, recogida en la reforma, de modificar las condiciones laborales en función de las necesidades de la empresa. Eso sí, recalcó, este tipo de medidas que buscan  flexibilizar el mercado laboral, solo serán eficaces desde el consenso y evitando las medidas drásticas y la confrontación. “Hay que cambiar el chip”, afirmó, en referencia  a los empresarios.  En cuanto a los despidos, reclamó que sean ejercidos con responsabilidad y sólo cuando sea necesario aplicarlos.

El ponente también dedicó un espacio de reflexión al rol del abogado y asesor de empresas y trabajadores, cuyo papel fundamental ha de ser, señaló, “ayudar al crecimiento de la empresa”. Para ello, aseguró, “hay que ponerse en el papel de nuestros clientes, es necesario entender el negocio de las empresas a las que asesoramos”, y, dentro de ese marco,  “ser atrevidos en la prudencia”.
En el turno de preguntas que se abrió con posterioridad al debate, también se destacó el papel crucial de la formación para lograr que los profesionales fueran siempre un activo importante para las empresas.