‘10 ventajas de estudiar de modo telepresencial’

Lun, 26/10/2020

Profesor dando clase por videoconferencia

La educación telepresencial, clases retransmitidas en directo utilizando Zoom, Jitsi, Google Meet, TEAMS, etc. ya no es solo una alternativa a otros modelos de formación. La pandemia del coronavirus, y el preceptivo cierre de centros educativos, puso en el foco un sistema educativo que gracias a las nuevas tecnologías ha logrado posicionarse entre aquellos modelos llamados a consolidarse. El CEF.- Centro de Estudios Financieros, después de impartir más de 30.000 horas de formación telepresencial, ofrece este decálogo subrayando las principales ventajas:

Por Rocío González / Imagen: Daniel Fiunte

Clases en directo: En las que el profesor interactúa con el alumno, quien puede preguntar dudas y participar como si de una clase presencial se tratase. Se trata de asistir de forma virtual a la enseñanza y material de cada asignatura de la misma manera que si tuviera que desplazarse al lugar de estudio. No son clases estandarizadas y automáticas, sino, clases en las que el alumno puede interactuar.

Flexibilidad: El sistema de aprendizaje efectivo se obtiene mediante la comodidad de estudiar desde el lugar que el alumno prefiera, empezando por su propia casa y en el horario más conveniente para él. Esto facilita poder organizar su vida cotidiana de la mejor manera posible gracias a las TIC.

Mejora la conciliación: Consecuencia de dicha flexibilidad, el modelo facilita la conciliación de la vida profesional y personal del estudiante. El alumno es dueño de su horario y la gestión de su tiempo; él mismo decide asistir a la clase presencial y, si no es posible, poder visualizarla más adelante.

Ahorro de costes: La no necesidad de asistir a un centro físico de estudio ayuda a ahorrar en transporte, alojamiento o comidas. Esto no quiere decir que no haya que invertir en la formación, pues, la clase sigue produciéndose de la misma forma que si fuera presencial, incluyendo más calidad, recursos y oportunidad de aprendizaje.

Oportunidades para la España despoblada: Con esta metodología no importa lo lejos o cerca que vivan los alumnos de las grandes ciudades. Se favorece el acceso a la formación de calidad de todo el territorio.

Trabajo colaborativo: Gracias a la interacción activa, a través de foros, chats, videoconferencias, mensajería instantánea, entre otros, el alumno sentirá que forma parte de una comunidad y que nunca está solo. Igualmente, la comunicación entre profesores y alumnos es constante, por lo que el trabajo se desarrolla en entornos de colaboración y aprendizaje en grupo.

Alta calidad docente: La flexibilidad de trabajar desde cualquier lugar y horario permite que gran cantidad de expertos cualificados y docentes especializados, muchos de los cuales trabajan de modo activo en áreas de las que son expertos, puedan compartir sus conocimientos con los alumnos. Asimismo, la cercanía y la relación en un entorno online es mucho más rica por la rapidez de respuesta y la alta participación de los alumnos. Las consultas, casos, videos tutoriales nuevos, ficheros específicos de ayuda a los estudiantes, guías didácticas de seguimiento para cada clase enriquecen al alumno y a la enseñanza.

Individualización: Gracias a la gran interacción y participación de los estudiantes, el docente es capaz de detectar necesidades y dificultades en cada uno de los alumnos de manera individual, y así, poder atender cualquier demanda de forma personalizada. Por este motivo, el modelo telepresencial está creando contenidos cada vez más personalizados y de alto impacto.

Contenido accesible las 24 horas al día: Las clases quedan grabadas por lo que el alumno puede volver a repasar la lección en cualquier momento. El aula ahora es virtual y en el inicio del curso el alumno recibe unas claves de acceso al Campus Virtual, donde tiene a su disposición todos los materiales del curso que le permitirán preparar las sesiones. El docente queda a disposición del alumno para aclarar cualquier duda sobre el contenido grabado en cualquier momento de su horario laboral.

Creatividad y eficacia: En la búsqueda y creación de soluciones gracias a la cercanía de la tecnología en todo momento. Cuando el alumno está en una clase presencial los materiales y el tiempo se reducen, mientras que en una enseñanza online los recursos se multiplican al poder tener vídeos, enlaces, documentos u otras opciones para profundizar tanto en las dudas o preguntas como en las respuestas por parte del profesor. Compartir ficheros a la vez, doble pantalla, plataformas collaborate o zoom, etcétera, son recursos tecnológicamente usados por parte de los profesores para que la clase telepresencial sea lo más dinámica y fácil posible.

El alumno, siempre protagonista: El modelo telepresencial centra la cadena de valor en el alumno y su aprendizaje y no tanto en el profesor y su contenido. La capacidad de adaptarse a cada alumno es uno de los valores de la enseñanza telepresencial, pues metodológicamente se tienen en cuenta las opiniones de los alumnos, se les pregunta más y se utilizan más materiales cuyos métodos aportan profundidad y valoración para mejorar en calidad.